"Dibujos a lápiz: retrato de un teckel"
Este primer dibujo a lápiz, el retrato de la elegante, fue un golpe maestro, por lo que no dudé en exponerlo durante varios años seguidos. Se ha convertido en una auténtica mascota y me ha valido numerosos encargos de retratos a lápiz, ya fuera dibujos de niños, de perros o de niños con sus perros. Es cierto que los retratos en blanco y negro, ya sean bocetos o dibujos más perfilados, son de una elegancia particular. Mi primer encargo de un dibujo a lápiz de un perro fue este retrato de teckel de pelo duro que os muestro a continuación.

Este teckel era muy triste, casi neurasténico.
Estábamos en mi jardín y ya había hecho toda una serie de fotos del teckel que, con la cabeza baja y los ojos apagados, parecía que se lamentaba de su suerte. Empecé con el tercer carrete ya sin esperanzas... cuando de pronto, en el canalón de la casa de los vecinos, dos palomas tiernamente enamoradas, sintiendo la llegada de la primavera, se pusieron manos a la obra para aumentar la familia
.
No digo la mía, y tampoco la de la vecina ...
¡En fin! Bueno, ya me entendéis
..
No hace falta que os haga un croquis ...
El caso es que la escena animó al teckel.
Se le iluminó la mirada. Bajo los bigotes se le dibujó una sonrisa... como mi página viene recomendada por la Liga Puritana por la Protección de la Infancia Americana, no me pondré a detallar que todo su cuerpo se puso tenso.

Para no pasarme, diré que conseguí una foto excelente. Ahora solo me quedaba ponerme a trabajar.
Sobre el lomo, un pelo negro y áspero, que recuerda al del jabalí y que pinté con un lápiz graso. Seguramente con un 2B, porque más allá los lápices son imposibles de sacar punta. El pelo de los costados y de la cabeza es más rojizo y recuerda al de los corzos. Utilicé lápices del 3H al HB, dibujando con más o menos apoyo, pelo a pelo. El bigote, las mejillas y las patas están cubiertas por un pelo muy sedoso de un rubio pálido que intenté representar con los lápices 4H y 5H, que son muy seco.
El dibujo final, para qué mentiros, estaba bastante conseguido y me valió numerosas apariciones en diversas revistas. También incluí una imagen de este cuadro en el interior de la invitación en la que presentaba mi primer retrato de jack russell terrier, "Monsieur Macho". Envié dicha invitación, muy inteligente por mi parte, a varios centenares de propietarios de perros con buen poder adquisitivo, lo que también me valió muchos encargos.
El más sorprendente fue el encargo de una maîtresse d'équipage de Sologne que me encargó el dibujo a lápiz de su jauría de montería francesa con los bocetos de sus perros favoritos


>>> Seguid la visita guiada

para descubrir mi
primera jauría de montería francesa a lápiz
> > > > >

Si os interesan los teckel,
encontraréis otros dos retratos de teckel en :

a la izquierda : allez voir "el teckel y las porcelanas"

a la derecha : découvrez les "retratos de niños con sus perros"