Lección de acuarela nº 1

Lección de acuarela: consejos, trucos y artimañas de un acuarelista profesional

" ESTUDIO DE BLANCOS "
Autor : Cyrille_Jubert,


Mi trayectoria como pintor de acuarela se narra en la "Visita guiada", a la que podéis acceder desde el Inicio. Pero para situaros, os la resumiré en dos palabras. Aprendí por mí mismo a pintar en 1996 con la intención desde un principio de convertir la pintura en mi profesión. Mi primera exposición fue un éxito y me valió numerosos encargos. Trabajando día tras día aprendí a conocer mejor y dominar la técnica de la acuarela, o de la pintura al agua más en general. Aquí os enseño algunas cosillas que espero que os sean útiles.

Aunque principalmente trabajo por encargo, de vez en cuando me pinto un cuadro para mí. Así tengo una cierta sensación de libertad y además me permite experimentar y quizá mejorar mi técnica de acuarela. Con esto en mente pinté esta jauría de perros. La primera versión era de 30x40cm, pero en mi primera exposición me encargaron esta misma acuarela en formato de 75x55cm. Las dos versiones eran muy semejantes. Y he aquí una de ellas. No os fiéis del color del fondo, ya que internet no reproduce bien los colores.

El tercio inferior del cuadro estaba virgen para mostrar sobre un fondo blanco puro el estudio del blanco de las patas y sus sombras en acuarela. A la inversa, los dos tercios superiores estaban cubiertos de un verde oscuro muy denso (mezcla de tinta verde oliva + tinta china con acuarela verde vejiga).
Este fondo oscuro hacía resaltar el estudio de blancos de forma diferente. En las dos versiones jugué con los reflejos ocres de las orejas y el lomo contrastándolos con las sombras azuladas y malvas de las patas. Estas obras se alejan bastante de mi trabajo habitual, pero encontraron comprador muy rápido... ¿demasiado?
Quizá por esta razón acabé pintando una tercera versión para exponerla en la feria Knokke 2002. Remplacé el fondo oscuro por un fondo dorado. El resultado era magnífico. Una vez más, el cuadro se vendió antes de que me quisiera dar cuenta. Como todos los días suelo visitar un foro de artistas en internet (wetcanvas.com) , volví a pintar el cuadro para explicar mi técnica paso a paso, haciendo fotos a medida que iba avanzando en la composición .

El punto de partida de esta acuarela es esta foto, que hice en Chambord durante la Game-Fair, en la que estos billies del Rallye Malleret acababan de ganar un premio de belleza. El cuerpo me pide que os cuente una pequeña anécdota relacionada con esta foto. A la izquierda de la foto se puede apreciar al piqueur de l'équipage . Este piqueur era una mujer, lo que ocurre en muy contadas ocasiones. Como es costumbre en Francia, el maître d'équipage le había puesto un apodo, que sería su sobrenombre en el mundillo de la caza. En vez de llamarla "la Hiedra" o "la Madreselva", como le parecía que tenía mal carácter, la había llamado "la Zarza". Quien se pica, ajos come.
Dios los cría y ellos se juntan... si nuestro querido Marqués tuviera que llevar un apodo, con su temperamento, se llamaría ¡"el Cardo"!

Papel para la acuarela
La mayor parte de las veces pinto en papel Arches de 300g, grano satinado, que es totalmente liso, lo que me permite realizar dibujos a lápiz y más tarde a pincel de una delicadeza extrema. El folio que utilizo para este ejercicio es de 77x58cm. Algunos de mis amigos pintores se quejan de que este papel absorbe demasiado los pigmentos cuando pintan "mojado sobre mojado". Como no se me suele dar este caso, no tengo problema alguno.
Normalmente empiezo aguando el folio por ambos lados en la bañera, para quitarle la imprimación, para luego dejarlo escurrir. Cuando ya se ha escurrido el exceso de agua, lo deposito sobre mi escritorio y lo pego con papel kraft autoadhesivo. Mientras se seca, el papel se va tensando, y si voy a pintar alguna parte otra vez, evito que se combe aguándolo de nuevo.

El dibujo previo
"Una bella acuarela empieza por un bello dibujo". Cuando el papel está perfectamente seco, dibujo al sujeto con cuidado de hacerlo suavemente, pero con un trazo lo más preciso posible. Para ello utilizo un lápiz 4H ó 6H. En la foto siguiente, el trazo del lápiz no se ve... no busquéis inútilmente, no es problema de vuestra pantalla ni de vuestros ojos. La foto en sí misma no "ve" los lápices secos (H)
.

Mi paleta de colores
Mi paleta de colores siempre es muy limitada, incluso para los cuadros más sofisticados en los que se representan materiales muy diferentes y con gran variedad de colores. Siempre utilizo los mismos tubos de acuarela: azul cobalto, amarillo ocre, tierra de siena para los tonos claros... indigo, rojo permanente, amarillo cadmio para los tonos muy densos... a veces rojo carmín o verde vejiga cuando el modelo o el decorado lo requieren.
Nunca utilizo los colores puros sino que los mezclo en mayor o menor medida con los otros dos colores primarios, lo que me permite tener siempre una unidad de tono en mis cuadros. Todo es cuestión de matices, como siempre. Muchos pintores que se dedican a la acuarela mezclan demasiado sus colores, obteniendo cuadros cuyos colores aparecen difuminados, diluidos en una mezcla inexpresiva en los malvas y los marrones sucios y apagados. Si visitáis mi galería virtual, veréis que mis colores son fuertes y densos.

Lo primero que voy a pintar son los ojos. En un cuadro o retrato, lo primero que vemos es la mirada. Si conseguimos captar la mirada, el cuadro será un éxito. En este cuadro tengo que captar once miradas. Una vez que tenga los ojos, me sentiré más seguro y podré dar rienda suelta al placer de pintar.
Los reflejos de la luz están pintados con un azul cobalto muy diluido, que será imperceptible en medio de los colores más fuertes una vez el cuadro esté terminado. Cuando los reflejos se han secado del todo, me concentro en el color del ojo. Aquí, una base ligera de amarillo cadmio, manchado de ocre y matizado más tarde con tierra de siena tostada. Como nunca pinto con negro, el contorno del ojo está pintado con indigo, reforzando la sombra con una mezcla de carmín y amarillo. Sigo por la nariz de los perros, con una base indigo. Me salgo de la zona considerablemente con un juego sucio, siendo consciente de que tendré que volver a retocar el conjunto para afianzarlo.

Preparación del color base
El objetivo de esta demostración no es llegar al hiperrealismo sino presentar un estudio de blancos. Los perros tienen que ser perfectamente unicolores, pintados con una mezcla más o menos densa o más o menos diluida. Procuro que ésta sea lo más neutra posible, y la voy a hacer mezclando amarillo ocre, azul cobalto y tierra de siena. El cuadro está en formato 55x75cm, así que la superficie que tendré que pintar es bastante grande y voy a tener que preparar una gran cantidad de mezcla. Entenderéis ahora por qué prefiero utilizar tubos de acuarela mejor que pastillas. Notaréis que el ocre no tiene la misma densidad que el cobalto y que los pigmentos tienen tendencia a separarse si dejáis que la mezcla repose (unos se van al fondo y otros quedan en la superficie). Por esta razón es necesario remover y revolver mucho la mezcla con un pincel largo. Una vez que la mezcla me queda suficientemente neutra en los grises y perfectamente homogénea, guardo 9/10 de la misma en un bol, de reserva, y diluyo el resto en un plato hondo que me servirá de paleta.

Pinceles de acuarela
Utilizo pinceles de pelo de ardilla ("petit gris"), de tamaños 1, 2 ó 3. A menudo uso varios al mismo tiempo: uno para mojar la zona que voy a pintar, otro para pintar y el tercero para recoger el exceso de agua o pintura, para los matices.
Para los detalles pequeños utilizo un pincel de acuarela 3/0 ó 2/0 de pelo de marta.
Puesto que os estoy dando las nociones básicas de la acuarela, necesito tener dos vasos de agua al alcance de la mano...
no porque sea un derrochador o no me importe la sequía
, sino porque hace falta un vaso de agua limpia y otro para limpiar el pincel.

Me puse con las cabezas empezando por la derecha, una por una, pintando cada cabeza primero en húmedo y luego rematándola en seco, para las zonas más oscuras. Si os fijáis en la primera cabeza a la derecha, os daréis cuenta que de pintaba con "timidez", mientras que mi seguridad iba aumentando a medida que avanzaba hacia la izquierda.

La lección de acuarela continúa en la página 2, sigue la guía haciendo clic más abajo